Mariano González, feligrés de la parroquia Pastor del Valle, en Central Point, y trabajador de un viñedo en Talent, Oregon, manifestó ver afectada su salud debido al humo de los incendios y las altas temperaturas. (Foto cortesía Mariano González).
Mariano González, feligrés de la parroquia Pastor del Valle, en Central Point, y trabajador de un viñedo en Talent, Oregon, manifestó ver afectada su salud debido al humo de los incendios y las altas temperaturas. (Foto cortesía Mariano González).

Mientras los incendios forestales continúan en Oregon y la calidad el aire se ve afectada en algunas áreas por el humo, el estado de Oregon y la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de Oregon —OSHA— por sus siglas en inglés, promulgaron medidas de emergencia para proteger a trabajadores de Oregon que trabajan tanto a la intemperie como o en recintos cubiertos, luego de las temperaturas extremas que se han registrado en el estado y que cobraron la vida de cientos de residentes en el pacífico noroeste.

 

Estas medidas protegen a trabajadores como Lupita Suárez, Mariano González y Abel Rodríguez, feligreses de las parroquias Nuestra Señora de la Montaña, en Ashland y Pastor del Valle, en Central Point.

 

Mariano es empleado de un viñedo en Talent, Oregon. “El humo de los incendios forestales nos afecta mucho la salud. Al inhalar ese aire contaminado nos produce dolor de cabeza y garganta, irritación en los ojos, tos y fatiga”, manifestó.

 

Abel Rodríguez, quien se desempeña en el mantenimiento de jardines y zonas verdes dijo estar sintiendo el impacto de la mala calidad del aire. “Los incendios forestales en Oregon y California están trayendo periodos de humo espeso y neblina. Estoy sintiendo el impacto con bastante irritación de mis ojos y tos”, manifestó. 

 

“Los trabajadores agrícolas de Oregon enfrentaron múltiples eventos climáticos extremos durante el último año y están pidiendo protecciones básicas orientadas a mejorar sus condiciones de trabajo. Nos complace ver que OSHA de Oregon dé un paso en la dirección correcta mientras navegamos a través de la crisis climática y protegemos la salud de los trabajadores”, dijo Reyna López, directora ejecutiva de PCUN.

 

Con el fin de incrementar la protección de los trabajadores contra los efectos del cambio climático, el estado de Oregon y la Administración de Salud y Seguridad ocupacional adoptaron dos nuevas reglas. Una es para proteger contra los peligros del humo de los incendios forestales. La otra establece garantías contra las altas temperaturas en las viviendas proporcionadas a los trabajadores.

 

La regla sobre el humo de los incendios forestales abarca una amplia gama de controles de exposición, capacitación e información entre otras medidas.

La normatividad sobre el calor se aplica a los ocupantes de viviendas provistas por los empleadores y requiere garantizar el acceso a áreas de enfriamiento y otras medidas para minimizar el calor peligroso en las unidades de vivienda.

 

Ambas reglas entraron en vigor el 9 de agosto y permanecerán vigentes durante 180 días. Las medidas reflejan disposiciones que Oregon OSHA puede implementar de inmediato y se basan en gran medida en los aportes de las partes interesadas de los empleadores y de la fuerza laboral.

 

“Estas reglas recalcan nuestro trabajo continuo para reforzar la capacidad de Oregon en la protección de los trabajadores de peligros extraordinarios que se agravan por el cambio climático”, dijo Andrew Stolfi, director del departamento de Servicios para Consumidores y Negocios de Oregon, que incluye a Oregon OSHA.

 

“El humo de los incendios forestales y el calor extremo continúan siendo una amenaza para nuestras comunidades. Estas amenazas no van a desparecer y es por eso por lo que debemos actuar”.

 

“Estas últimas medidas reflejan nuestra misión a largo plazo para promover las protecciones para todos los trabajadores de Oregon”, dijo Michael Wood, administrador de Oregon OSHA.

 

“Esa misión es incluso más importante teniendo en cuenta los desafíos sin precedentes para la seguridad de los trabajadores”.

 

“Creemos que estas reglas brindan mejores garantías para los trabajadores”, agregó Wood y “crean una mayor claridad para los empleadores”.

 

Las dos reglas temporales siguen la adopción de los requisitos de emergencia de Oregon OSHA del 8 de julio para prevenir las enfermedades causadas por el calor en lugares de trabajo cerrados o al aire libre.

 

Los trabajadores tienen derecho a un lugar de trabajo seguro y saludable. Eso incluye el derecho a plantear inquietudes sin represalias y a presentar una queja ante Oregon OSHA.

 

Oregon OSHA recomienda una lectura cuidadosa de la regla temporal que brinda protección contra el humo de incendios forestales (que incluye medidas de protección para las viviendas proporcionadas por los empleadores) y de la regla temporal que aborda las altas temperaturas en las viviendas proporcionadas por los empleadores.  Los siguientes son resúmenes de las disposiciones de cada regla:

 

Protección contra el humo de incendios forestales 

 

La regla sobre humo de incendios forestales se aplica a los empleadores cuyos empleados están o podrían estar expuestos al humo de incendios forestales, con una concentración de partículas finas en el aire (también conocido como PM2.5) igual o superior a un índice de calidad de aire (AQI) 101, que no es saludable para grupos de alto riesgo. Los grupos de ato riesgo incluyen personas con problemas pulmonares o cardíacos; niños menores de 18 años y adultos mayores de 65; mujeres embarazadas y personas con diabetes.

 

Información y capacitación

 

A partir del 16 de agosto de 2021, los empleadores deben asegurarse de que los trabajadores que puedan estar expuestos al AQI 101 hayan sido capacitados de manera correcta y en el idioma que entiendan.

 

Dicha capacitación debe incluir temas como los posibles efectos del humo de los incendios forestales en la salud, incluido un mayor riesgo de efectos en la salud de los grupos de alto riesgo, los síntomas de la exposición; entre ellos, sensación de ardor en los ojos, secreción nasal, dolor de garganta, tos y dificultad para respirar, fatiga, dolor de cabeza y dolor en el pecho.

 

La instrucción debe incluir como operar e interpretar cualquier dispositivo de monitoreo de la calidad del aire provisto por el empleador

Los métodos del empleador para proteger a los trabajadores del humo de incendios forestales

Procedimientos de respuesta ante emergencias

El derecho del empleado a informar problemas de salud y a obtener un tratamiento médico sin temor a recibir represalias.

Los empleadores deben desarrollar e implementar un sistema de comunicación para informar a los trabajadores sobre los peligros del humo de incendios forestales.

 

patriciam@ocp.org