CIUDAD DEL VATICANO — Los seres humanos están llamados a alabar a Dios por su regalo de la creación, no a ser depredadores para saquear la tierra y todo lo que contiene, dijo el papa Francisco.

En un mensaje enviado el 8 de julio a los participantes de una conferencia italiana sobre las consecuencias de la deforestación en la Amazonía, el papa dijo que la situación actual en la selva sudamericana "es un triste paradigma de lo que está sucediendo en muchas partes del planeta".

Es "una mentalidad ciega y destructiva que prefiere el beneficio a la justicia; pone de relieve la actitud depredadora con la que el hombre interactúa con la naturaleza", dijo. "Por favor, no os olvidéis que ¡la justicia social y la ecología están profundamente interconectadas!"

El foro internacional patrocinado por la Comunidad Laudato Si ', una asociación inspirada por la encíclica del papa sobre el medio ambiente, dice que la Amazonía es la clave de la conversión ecológica para obtener una "mejor comprensión de ecología integral y obtener el conocimiento de vivir en armonía con la creación".

La conferencia se llevó a cabo en la ciudad de Amatrice, en el centro de Italia, que fue derrumbada en 2016 después de que un terremoto de magnitud 6.2 azotara la región. Amatrice fue la ciudad más afectada, con 234 de las 290 muertes estimadas, según la oficina italiana de Protección Civil.

En su mensaje, el papa dijo que la ubicación de la conferencia era "un signo de esperanza", así como un "signo de cercanía a tantos hermanos y hermanas que aún viven en la encrucijada entre la memoria de una tragedia espantosa y una reconstrucción que es lenta en irse".

Con respecto al tema de la conferencia, el papa dijo que la deforestación y explotación de la Amazonía y sus habitantes ha llevado a miles de hombres y mujeres a arrodillarse y los ha obligado a "convertirse en extranjeros en su propia tierra, los privó de su propia cultura y tradición y rompió el equilibrio que unía a estos pueblos con su tierra durante milenios".