Kirsten Carlson, una estudiante de doctorado en enfermería en la Universidad de Seattle, chequea el ritma cardiaco de un paciente. (Cortesía de Seattle University)
Kirsten Carlson, una estudiante de doctorado en enfermería en la Universidad de Seattle, chequea el ritma cardiaco de un paciente. (Cortesía de Seattle University)

Los Estados Unidos se encuentra en medio de una escasees de enfermeras en un momento en el que se necesitan proveedores de salud como nunca antes. De acuerdo al American Association of Colleges of Nursing (la Asociación de Colegios de Enfermería Americanos)  se proyecta que 1 millón de profesionales de enfermería se retirarán para el año 2030.

Mientras tanto, la población de adultos mayores de 65 años está proyectada a duplicarse para el año 2060, de acuerdo a un reporte del Population Reference Bureau. Una creciente población que envejece y la falta de profesionales de enfermería están incrementando la demanda de personal entrenado para cuidar a los ancianos.

La escuela de enfermería católica del Noroeste de la Universidad de Gonzaga, Seattle y Portland incorpora la gerontología, el estudio de los ancianos, en sus clases. El curriculum les da a los estudiantes la experiencia clínica con adultos mayores para preparar a los estudiantes de enfermería del futuro.

Universidad Gonzaga

Los estudiantes de formación inicial de Gonzaga en Spokane, Washington, tienen una rotación clínica en un centro de atención de ancianos donde trabajan con clientes que requieren asistencia que varía desde vivienda asistida hasta asilo geriátrico.

Kaye Slater, maestra de enfermería, dijo que los estudiantes practican habilidades diagnósticas y prácticas como tomar la presión arterial. Las experiencias clínicas y los cursos son influenciados por la identidad Jesuita de la Universidad. Los líderes de Gonzaga dicen que buscan inculcar valores católicos en su curriculum de enfermería.

“Como una Universidad Católica Jesuita, yo diría que hay un profundo respeto por todo tipo de fes sin importar su naturaleza u origen y entendiendo que el cuidado de las personas en su totalidad, lo cual es un principio Jesuita, está infundido en cada cosa que hacemos” dijo Julie Derzay, directora del Programa de enfermería.

A pesar de que el cuidado de ancianos no es la especialidad más popular de enfermería, Slater dijo que la facultad de Gonzaga impulsa a los estudiantes a seguir ese camino. La mayoría de los estudiantes están interesados en pediatría y obstetricia. “El cuidado de los ancianos no ocupa el primer puesto en la lista de roles deseados por los profesionales de enfermería”, dijo Slate. “Sin embargo estamos tratando de cambiar su forma de pensar y con frecuencia lo logramos, especialmente después de que les explicamos que en los hospitales hay mucha demanda por cuidado geriátrico y necesitan aprender y apreciar a ese sector de la población y cómo cuidar de ellos”.

Universidad de Seattle

En el nivel de formación inicial, los estudiantes de enfermería en la Universidad de Seattle toman una clase teórica y una práctica que se enfoca en cuidado geriátrico.

“Ya que van a ver adultos mayores en todo tipo de prácticas, creemos que si tienen experiencia con los cambios normales que sufren… van a ser capaces de identificar lo que es parte normal de envejecer y lo que es un producto de enfermedades crónicas”, dijo la profesora de enfermería Linda Johnson Trippett. Como Gonzaga, la Universidad de Seattle es una institución Jesuita y estos principios influencian como educan a los estudiantes.

“El enfoque jesuita es por supuesto la justicia social, y yo diría que se trata de educar a hombres y mujeres para el mundo”, dijo Kristen Swanson, decana del colegio de enfermería. “En nuestra escuela, específicamente decimos que estamos inspirando líderes que transformen el cuidado de la salud para un mundo justo y humano”.

Swanson cree que todos los estudiantes del programa de enfermería necesitan estar preparados para cuidar de los adultos mayores. La Universidad de Seattle también ofrece programas profesionales enfocados en cuidado crítico y gerontología.

“Es increíblemente importante que los estudiantes de enfermería, de hecho cualquier profesional de la salud, se eduque en formas respetuosas y de cuidado seguro para los miembros ancianos de la sociedad”, dijo Swanson.

Universidad de Portland

La escuela de enfermería de la Universidad de Portland está en el proceso de cambiar su curriculum. De acuerdo a la profesora asistente de enfermería Janet Banks, el nuevo curriculum va a incluir más contenido en gerontología.

Los estudiantes de formación inicial toman clases sobre el ciclo de vida humana y la salud en la tercera edad. Durante estas clases cuidan de clientes adultos.

Como las Universidades de Gonzaga y Seattle, la Universidad de Portland tiene influencia de su fe católica, habiendo sido fundada y liderada por la Congregación de Holy Cross. Banks dijo que alientan a sus estudiantes a aceptar personas dónde sea que se encuentren.

“Creo que nuestras nuevas generaciones son mucha más inclusivos y conscientes de las diferencias y desventajas”, dijo Banks. “Veo mucha más consciencia sobre la justicia social en nuestros estudiantes así que veo muchos alumnos interesados en trabajar con poblaciones ancianas de los que hubiera tenido cuando empecé hace 20 años”. Los estudiantes de trabajo social de la Universidad de Portland también estudian formas de ayudar a esta población y trabajar con los ancianos como parte de sus cursos.

Annisa Rogers, profesora de trabajo social y de sociología, enseña gerontología. Los estudiantes de trabajo social también aprenden de políticas y temas sociales relacionados con los adultos mayores.

Rogers espera que el colegio eventualmente ofrezca un programa de gerontología dónde los estudiantes puedan combinar los aspectos de la enfermería y el trabajo social que implican el cuidado de los ancianos.

“En cada campo, yo pienso que necesitamos educar a la gente” dijo Rogers. “Hay una deficiencia en la educación gerontológica y creo que existe la necesidad, siempre va a existir, pero particularmente se necesita en este momento”.

Pfeifer es estudiante de periodismo de la Universidad de Portland.