Foto de El Centinela por Kim Nguyen
Los ciudadanos siguen llegando al altar que crece cada día en la estación del tren de Hollywood en NE Portland.
Foto de El Centinela por Kim Nguyen
Los ciudadanos siguen llegando al altar que crece cada día en la estación del tren de Hollywood en NE Portland.
Solidaridad ante el odio y fe ante la adversidad. Al darse a conocer la noticia del ataque en uno de los trenes del MAX en Portland, la ciudad entera se sumió en la tristeza. El luto se apoderó de los corazones de los ciudadanos de una ciudad que cuenta con un 1 millón de habitantes y en la que se registran en promedio 20 asesinatos al año. En una declaración, el Arzobispo Alexander Sample trató de consolar a una ciudad sorprendida por los brutales asesinatos.

"Mi corazón se dirige a todos los afectados por lo que pasó, y pido a los fieles en el oeste de Oregón ya todas las personas que se unan a mí en tomar algunas acciones espirituales dirigidas hacia la paz y el respeto de los que integran esta maravillosa comunidad que es parte de la diversidad", dijo el Arzobispo Sample, instando a la oración por los muertos y heridos.

"Nuestra profunda gratitud se debe a aquellos que valientemente dieron un paso para proteger a las mujeres jóvenes que estaban siendo vehementemente acosadas", dijo el Arzobispo.

"Oremos por aquellos que ahora pueden sentirse inseguros al moverse libremente por una ciudad que realmente da la bienvenida a personas de todas las culturas, tradiciones de fe y vida", agregó. "Oremos por aquellos cuyos corazones y mentes se endurecen al amor de Dios y actúan de manera tan violenta y odiosa".

El Arzobispo alentó a los ciudadanos, funcionarios gubernamentales y agencias religiosas como Caridades Católicas a dar la bienvenida a todas las personas: "Sólo a través de estas acciones que son de Cristo es que podemos realmente hacer un cambio real y tangible a este continuo y creciente desprecio por la dignidad d
e toda persona humana".