Archivo PersonalEl Padre José Luis González, párroco de la Iglesia Santa Ana, en Gresham.

                                                                                                                                                                             Archivo Personal
El Padre José Luis González, párroco de la Iglesia Santa Ana, en Gresham.

Para El Centinela:

Le escribo a la directora de este periódico en español, pues quiero comentar que me parece importante y sobre todo, de gran relevancia, tener en cuenta la vida y la historia de nuestros sacerdotes hispanos de la comunidad.

Ellos, como el padre José Luis de la parroquia de Santa Ana en Gresham, tienen su historia.

Leyendo su edición anterior, me encontré con la historia de este sacerdote que es parte de su comunidad y que llegó desde México como tantos de nosotros los inmigrantes.

Sus palabras me llegaron al corazón, pues pude ver una historia como la de todos nosotros los que venimos a este país para salir adelante.  Yo nunca pensé que ellos, los sacerdotes inmigrantes también tienen que enfrentar momentos muy difíciles. Pero al mismo tiempo, momentos que son buenos, como lo dice el Padre José Luis en su entrevista.

Gracias a su periódico, a pesar de que yo vivo tan lejos en otra ciudad aquí en Medford, puedo compartir historias de vida como la de este sacerdote que me llevó a pensar en los sacerdotes del sur de Oregon.

Le quiero decir que me gustó mucho la historia del Padre José Luis y aprendí que los inmigrantes somos todos. Uno a veces piensa que los sacerdotes por su sitio en la comunidad no tienen nuestras experiencias, pero eso no es cierto.

Me gustó mucho su testimonio.

 

Rolando López

Medford, Oregon.