El cierre de Catholic Sentinel y El Centinela ha causado sentimientos de vacío, frustración y tristeza en la comunidad católica de Oregon.

 

Es lamentable ver a la prensa católica sucumbir ante la misma enfermedad que afecta a los periódicos seculares; muchos de ellos impactados por los efectos devastadores de la pandemia de Covid-19, el declive en el número de lectores, las suscripciones y la pauta publicitaria.  

 

El Centinela, medio de servicio en español creado para acercar más a la comunidad hispana a la Palabra de Dios dejará de existir a partir del primero de octubre de 2022.

 

Desde la publicación del primer periódico en noviembre de 1995 y durante sus 27 años de vida, el Centinela ha cumplido fielmente con la misión de difundir el Evangelio.

 

Edificó un puente entre la iglesia y la comunidad hispana católica, estableció una conexión emocional y espiritual con los lectores, alimentó la fe de los fieles, reportó historias locales con palabras y hechos relevantes, haciendo visible y tangible el Reino de Dios en la tierra con los hispanos como protagonistas, complementadas con historias de orden nacional e internacional incluyendo la voz del papa Francisco y los obispos de Estados Unidos y Latinoamérica.

 

Además, ha sido una fuente de información confiable que alimentó tanto la necesidad de informarse a decenas de miles de hispanohablantes en temas de interés a la comunidad como inmigración, salud, educación al igual que la de mantener contacto con su idioma y su cultura.

 

La arquidiócesis de Portland ha sido bendecida con El Centinela; un periódico vibrante, integrado por destacados profesionales de la comunicación profundamente conscientes del rol fundamental del periódico como herramienta de evangelización, premiado en tres ocasiones por la Asociación de Medios Católicos como el mejor periódico en español de la prensa católica de los Estados Unidos.

 

Cada año, el trabajo periodístico recibió también el reconocimiento a su excelencia en diferentes categorías.

 

El impacto del cierre de El Centinela es grande e impredecible, especialmente ahora en la época de la tecnología en donde a un clic de distancia podemos acceder a millones de datos de información, pero que, sin embargo, jamás antes habíamos encontrado tantas dificultades a la hora de descubrir la verdad.  

 

La desinformación con noticias falsas en las redes sociales y la difusión de todo tipo de ideologías e ideas preocupantes, constituyen una verdadera afrenta a los valores y principios de las familias católicas.

 

Más allá de un periódico, El Centinela ha sido una herramienta de información veraz y confiable y un instrumento eficaz de evangelización en las redes sociales con un sitio web activo y presencia fuerte en Facebook y Twitter.

 

No hay duda de que la relación entre la creciente comunidad hispana y la iglesia católica en Oregon se hace ahora más necesaria que nunca y es mi esperanza que la iglesia local examine la efectividad de sus instrumentos de comunicación en español en la búsqueda de hallar nuevas formas de llegar a la comunidad católica hispana de Oregon.

 

patriciam@ocp.org