Foto archivo personal
El blog de Dora Valenzuela es un espacio para reflexionar y sobre todo ser mejores.
Foto archivo personal
El blog de Dora Valenzuela es un espacio para reflexionar y sobre todo ser mejores.

Quienes conocen a Dora Valenzuela, saben que es una mujer emprendedora, con sueños que siempre quiere realizar. A sus 48 años ella se ha reinventado varias veces y lo ha hecho porque está convencida de que ésta es la llave del éxito.

Madre de dos hijas, Doris Melania de 19 años y Susan Johana 11 de años, ha construido una gran familia al lado de su esposo John Behrends, con quien lleva 13 años de casada.

Dora Valenzuela, es una inmigrante, que ha demostrado el carácter que se requiere al venir a vivir a los Estados Unidos. Ella lo sabía cuando dejó hace 10 años su sitio natal, Los Mochis en Sinaloa al noroeste de México.

En estos años viviendo en los Estados Unidos, ella recuerda lo más difícil al llegar a este país. “La barrera del idioma es lo más difícil de ser inmigrante. Para mí fue un shock pues yo tenía mi vida hecha en México y tuve que llegar aquí y hacer muchas relaciones”, dijo Dora en entrevista con El Centinela.

“No sólo fue el idioma, sino que tienes que empezar desde cero. Tuve que sacar mi licencia de conducir, pues sin esta no podía ir a ningún lado. Es el idioma, unido a la imposibilidad de hacer tus cosas y obvio, la soledad, el cambio de clima, enfin...”, reiteró.

Ella, como tantos inmigrantes vivió el proceso de integrarse poco a poco. “Yo estaba aislada. Ví que la mayoría de los hispanos se vienen para trabajar y tienen sus familias. Yo no tenía a nadie, excepto mi suegra y tampoco la tenía cerca”.

Dora durante su vida se ha reinventado varias veces. “De ser empresaria pasé a ser ama de casa. Era sociable, pues soy abogada de profesión y pertenecí a la barra de abogados a nivel local y nacional. Yo empecé a trabajar desde los 17 años. Yo quería ser médico y abrí el laboratorio a los 29 años después de trabajar en hospitales”.

Esa fue una gran etapa. Luego la vida le cambió. “Me quedé sin trabajo en el hospital. Quedé embarazada de mi primera hija y cerraron el hospital. Todo esto pasó al mismo tiempo”, indicó Dora en entrevista con El Centinela.

En ese momento ella se convierte en empresaria. “Me ofrecieron el laboratorio de uno de los hospitales y yo lo compré con el dinero de la indemnización que no era mucho, pero me sirvió. Abrimos el laboratorio, mi hija estaba muy pequeña y yo tenía un trabajo que me garantizaba un salario, me motivaba y sobre todo me mostraba un futuro en una época difícill”.

Hoy el Laboratorio Valenzuela aún existe y es de la familia. El laboratorio va a cumplir 19 años desde el día que tuvo su primer paciente el 14 de febrero.

Pero el cambio al llegar a vivir a los Estados Unidos como ella lo ha dicho fue radical. “De empresaria en México a ser ama de casa en los Estados Unidos. Todo se me juntaba a pesar de tener a mi esposo, mi casa y vivir bien. Hasta el clima me afectaba y la verdad no me sentía nada bien. Por eso me iba unos meses a México donde trabajaba y luego regresaba. Necesitaba sentirme útil”.

Y ese aspecto, “sentirse útil”, ha sido la clave de ese proceso en el que Dora se ha reinventado. Hoy, después de tantas experiencias y usando el conocimiento del social media y todo lo que se puede lograr, ella ya tiene su propia página web y escribe su propio blog.

“El reto más grande ha sido el de escribir en los dos idiomas y ahora lo hago”. En ese proceso ella ha crecido como persona. “Porque las mujeres tenemos muchos traumas  y me he podido dar cuenta que no es sólo el hispano y muchos cargamos un sentimiento de frustración, y nos cuestionamos por qué no hicimos tal cosa… en fin, mucha gente se siente frustrada porque no alcanza las metas y muchas veces no lo decimos”.

El ver la personalidad y las potencialidades surgió al plantearse escribir su propio blog. “Nunca me detuve a pensar que todas las mujeres guardamos algo relacionado con las frustraciones, ya sea por barreras, por el género después de crecer en una cultura machista o porque perdemos el tiempo en el teléfono y no nos concentramos y decidimos aterrizar nuestro sueño”.

Pero ella ha aprendido a aterrizar sus sueños. “Escribir mi propio blog ha sido parte de esto y empecé hace más de un año, en la época de mi cumpleaños y lo hago cada semana con devoción”. El blog de Dora se llama: Dream Maker Dora Lic.

Pero la idea del blog surgió después del deseo de escribir un libro. “Sí fue un grupo de mis amigos americanos que me dijeron que debería empezar con un blog y después publicar un libro. Porque mi sueño era escribir un libro. Esto me lleva a recordar que yo me sentía escritora y ese era mi propósito, ayudar a mejorar la calidad de vida de las mujeres hispanas. Pero ahora pienso en todo el género y por eso escribo en los dos idiomas”.

Hace tres años ella lanzó en México su libro, “La mejor manera de alcanzar las metas”. “El libro me gusta mucho porque tienes que convencerte a tí misma, tengo otro lenguaje y sobre todo, uno se acerca mucho al lector”. De alguna manera es lo que ella hace en su propio blog, el cual ya tiene muchos seguidores.

“En mi blog no he tomado nada del libro. No he copiado nada, pero estoy clara que quiero ayudar a mejorar la vida de la gente que lo lee. Al escribirlo a veces me toma todo el día y me cuesta trabajo, en algunas ocasiones pues vivo muy de cerca el proceso de edición. Pero los sábados es mi día y es cuando escribo el blog. Tengo muchas notas, tengo muchos cuadernos, donde guardo mis experiencias de estos 10 años y donde tengo muchas ideas”.